La Rioja

By: productonacional | 17 Feb 2019

Nos encontramos ante una gastronomía basada en el sabor y en los ingredientes de la mejor calidad, en la que destacan los platos de cuchara y las elaboraciones tradicionales. Suele decirse que la gastronomía y la cocina de La Rioja son de transición, enmarcadas entre las comunidades del norte del país y Castilla.

Pero su universalidad es indiscutible: el vino de La Rioja, especialmente el tinto, se encuentra entre los más aclamados del mundo, con una producción anual superior a los 250 millones de litros y caracterizándose por ser frescos, aromáticos, equilibrados y de excelente buqué. Más de 500 bodegas miman con cariño sus vinos de cosecha, crianza, reserva y gran reserva.

La Rioja goza de un gran número de ríos que vitaminan sus huertas y ofrecen los mejores ingredientes, como las alcachofas, los pimientos najeranos, los cardos, borrajas, guisantes o pimientos del piquillo, y legumbres como las pochas, el caparrón rojo etc. Los verdes pastos del sur acogen a una ganadería de calidad, destacando la ternera camerana, las populares chuletillas de cordero con sarmientos procedentes de las vides, o la versatilidad de sus productos de matanza de cerdo. En lo que a quesos se refiere, el queso camerano goza de entidad propia, un producto con denominación de origen hecho con leche de cabra y tradicional de la Sierra de Cameros.

Mención aparte merece su cultura gastronómica en forma de pinchos -con Logroño como ejemplo de la esencia y la autenticidad a la hora de ir de vinos-, sus bebidas típicas como el zurracapote, o su abundantísima oferta de postres: fardelejos de Arnedo, el mazapán de Soto, las mermeladas caseras, los pasteles rusos de Alfaro, los ahorcaditos, la camuesada, las peras al vino tinto…